El Barroco cotidiano y la fiesta en Nueva España

Josef Pieper definió la fiesta como un tiempo de excepción en la vida cotidiana. Sin embargo, como apunta María Dolores Bravo[1], esto no quiere decir que los días de fiesta fueran pocos. De hecho podemos distinguir entre fiestas civiles de las religiosas, así como las celebraciones cíclicas de aquellas ocasionales. Como dice la autora del capítulo:

La fiesta se convirtió, así, en un ritual compartido entre los detentadores del poder y la colectividad para la preservación de un orden que dio sentido a la realidad inmediata del individuo y lo incorporó a un sistema de valores que sustentaron al Estado absolutista hispánico.

En consecuencia, observamos la fiesta como un ritual compartido por la gran masa social y los estatutos del poder. Hay varias ideas destacables en la cita anterior. Por un lado, me interesa esa definición como «ritual compartido», ya que considera la celebración como costumbre de una sociedad. Podemos pensar que la necesidad de festejar hechos extraordinarios pertenece a la humanidad. A través de distintos documentos o fuentes, podemos rastrear esta necesidad del hombre desde tiempos inmemorables. Sin embargo, cada sociedad ha construido su concepto de fiesta. Es decir, cada sociedad comparte su propio ritual que evoluciona junto con sus gentes.

En el caso de la sociedad novohispana, este rito compartido colabora en la preservación del absolutismo hispánico. Estoy plenamente de acuerdo con esta idea. El festejo novohispano, tanto civil como religioso, se construye según los moldes jerárquicos del poder. De esta forma, sí podemos afirmar que la fiesta en Nueva España mantiene el absolutismo. Se ve claramente en los fastos por la entrada de un virrey, por ejemplo, en los que se celebra la llegada de ese poder absolutista, en tanto que es representante de la corona. Sin embargo, no debemos olvidar el hecho de que estas celebraciones siempre se desarrollan alrededor de los representantes del poder.


[1] Bravo, M. D. “La fiesta pública: su tiempo y espacio” en Historia de la vida cotidiana en México. II. La ciudad barroca. (coord.) P. Gonzalbo Aizpuru, México, El colegio de México, 2005, pp. 435-460.

Anuncios

Un curso sobre letras convulsas

Este jueves pasado comenzó el curso de verano: Letras convulsas: abuso de poder y violencia en la literatura, organizado por Miguel Zugasti, profesor de la Universidad de Navarra. Curso que tuvo lugar gracias al patrocinio del Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona. Como se indicó en el Diario de Navarra, este provechoso curso nos ha acercado a:

la problemática del abuso de poder, la violencia y el caos en sociedades convulsas, así como repasar las soluciones, aportes o posicionamientos esgrimidos por los grandes escritores.

Alfredo Hermenegildo comenzó el curso de verano

El encuentro tuvo lugar en el Palacio del Condestable en Pamplona. Y reunió a diez expertos[1]  de diversas universidades que nos aproximaron al tema mencionado desde perspectivas muy diversas. Esto ha conferido al curso una amplitud intelectual muy interesante.

Uno de los temas que se han desarrollado es el de la imagen del monarca proyectada por algunos autores de los siglos de oro. Se ha comparado el reflejo del rey positivo que se aproxima a lo divino con el rey arbitrario, egoísta y, por lo tanto, tirano. En concreto, nos expusieron el punto de vista de Virués, Lasso de Vega y Lope de Vega.
Tampoco faltó el aporte de Calderón en la representación dramática del abuso de poder a cargo de Carmen Pinillos. Ella nos analizó varios enfoques de este abuso a través de un corpus limitado de obras. Se centró en algún drama histórico, así como en los archiconocidos dramas de honor. Del mismo modo que analizó el aspecto en el auto sacramenta o en la comedia seria.

Miguel Zugasti presentando a Carmen Pinillos

Otro aspecto que se pronunció como un hecho convulso ha sido el del “Imperio y demagogia de la lengua”, como dio a conocer el profesor Gutiérrez Galindo. A través del concepto de la gramática de Nebrija se nos guió hasta la controvertida opinión que Miguel de Unamuno tenía sobre el entonces llamado vascuence. Todos sabemos que la lengua puede ser un hecho conflictivo para una sociedad.
Las profesoras María José Rodilla y Sara Poot nos llevaron a tierra mexicana para reflexionar sobre la violencia en esta tierra. La primera de ellas expuso el martirio y el teatro de la crueldad en la capital de la Nueva España. Sara Poot hizo un recorrido histórico en la realidad mexicana de los motines y saqueos dentro de su literatura, centrandose en dos casos. Uno en el siglo XVII y otro del siglo XX.
Sobre la violencia mexicana en la literatura contemporánea nos habló Álvaro Ruiz Abreu, quien definió la identidad del mal a través de la narcoliteratura. Un campo que se está empezando a analizar gracias a sus aportaciones, entre otros.
La reflexión sobre el abuso del poder en nuestra época y las letras convulsas nos la ofrecieron Rosalía Baena, Javier Huerta Calvo y Rosa Fernande Urtasun.
La profesora Baena en realidad abordó una cuestión delicada como es la enfermedad del cáncer. Lejos de generar un discurso pesimista, se centró en cómo esta enfermedad o cualquier otra puede dar al ser humano la fuerza para reflexionar sobre la vida. De forma que ha proliferado un relato autobiográfico de enfermedad que realmente habla sobre las emociones y pasiones humanas.
José Huerta Calvo con el apoyo de textos analizó la violencia en la escena contemporánea. De manera que asistimos a diálogos en los que los personajes se expresan con crueldad. Bien con fuerza física o verbal y expresando un sufrimiento originado por violencia o por una burla cruel.
El trabajo más sorprendente fue el de Rosa Fernández Urtasun y la ciberliteratura. Una literatura postmodernista que ya ha roto no con los moldes que la encorsetaban en épocas pasadas, sino con el propio concepto de qué es leer o qué es la literatura. Como se trata de una idea tan desconcertante para mí porque no lo conocía y rompe todos mis esquemas pondré un enlace sobre cómo se puede interactuar en la red con las Soledades de Góngora. Pero aviso, solo es un ejemplo, en realidad este universo es muchísimo más amplio:
http://belengache.net/gongorawordtoys/
Y para finalizar, una imagen de algunos de los oyentes que tuvieron el gusto de asistir a un curso de literatura en pleno agosto.
Los atentos oyentes del curso de literatura

[1] Alfredo Hermenegildo, Miguel Zugasti, Marco Antonio Gutiérrez Galindo, Rosalía Baena, María José Rodilla, Sara Poot Herrera, María Carmen Pinillos, Javier Huerta Calvo, Álvaro Ruiz Abreu y Rosa Fernández Urtasun.

Mestizaje en la evangelización novohispana

Al leer a Beatriz Mariscal Hay en su edición a la Carta del jesuita Pedro de Morales, he reparado en la siguiente cita:

Quia tanto vos dono indigno iudicastis,
ecce convertimur ad gentes.
Pues con ánimo obstinado
nos menosprecia Alemaña,
honremos la Nueva España

Con estas palabras podemos reflexionar sobre la idea que tenía la Compañía de su misión en el Nuevo Mundo.

Mientras en Europa se expandían las ideas protestantes, en Nueva España las órdenes religiosas se esforzaban en la propagación de la fe católica para luchar contra la herejía. Una lucha encabezada por la orden contrarreformista de Ignacio de Loyola.

Tal como se insiste en numerosas ocasiones, los jesuitas supieron adaptar los elementos prehispánicos con el fin de buscar eficacia en su labor catequítica. Por lo tanto, debemos tener en cuenta que el mestizaje cultural emprendido por los miembros de la Compañía tenía como objetivo principal la evangelización de los habitantes indígenas y el mantenimiento en la fe de los españoles y criollos.

Me gustaría indicar que el uso de una emblemática “mestiza”, como la denomina la  editora en su introducción, debía causar un cierto impacto en la sociedad novohispana, ya que motivaba la participación de los indios y causaba admiración en las élites sociales de Nueva España. Los jesuitas aprovecharon este hecho, ya que en los festejos organizados por ellos, nunca faltó esta fusión cultural. Podemos encontrar descripciones de arcos triunfales hechos por indios con elementos propios de su saber o poemas en náhual con metro español.

Esta mezcla en las diversas formas de expresión cultural no busca equiparar lo indígena con lo europeo, sino atraer al indio hacia la fe, como queda dicho. No obstante, la participación indígena en los festejos corre a cargo de los caciques y señores, por lo que la cultura europea se aproxima en primer lugar a la nobleza indígena con el fin, según creo, de influir a través de ellos en el resto de la población. De forma que el mensaje contrarreformista de los jesuitas se expande por los habitantes de América garantizando el éxito en la lucha contra la herejía.

Este blog forma parte de GRISOSFERA, la blogosfera activada por

Grupo de Investigación Siglo de Oro (GRISO)

Mundo libre

La poesía es la casa del ser.

Hidalgo & Suárez - Estudio de Historia y Genealogía

Genealogista profesional en España - Professional genealogist in Spain - Généalogiste professionnel en Espagne

Leyendo se entiende la gente

Blog de lectura de la Biblioteca de la Universidad de Navarra

el barroquista

mundo y cultura del barroco

El donoso escrutinio

Blog de lecturas, libros y actividades de la Asociación de Cervantistas

Filología Hispánica

Cátedra de la Universidad Nacional de La Plata

A %d blogueros les gusta esto: